Trigésimo primer domingo del Tiempo Ordinario

Monición de entrada:

Estamos ya en los últimos domingos del año litúrgico. Una vez más la palabra de Dios nos habla de la presencia y el amor de Dios hacia nosotros. La sabiduría en el viejo testamento, poco a poco, reveló esa presencia reconciliadora. Cristo, como Hijo del Padre quien buscó y salvó a los pecadores, manifestó de esta manera el gran amor misericordioso de Dios. Agradecidos por la presencia de Cristo entre nosotros en esta Eucaristía, nos ponemos de pie para recibir la procesión con el canto de entrada.


Primera lectura: Sabiduría 11, 23-12, 2 (Dios se compadece porque ama a todos los seres humanos)

El autor del libro de la Sabiduría nos presenta a Dios actuando en la historia con inmenso poder y a la vez con gran compasión y misericordia. Como un padre, Dios corrige al pecador para que se aparte del mal y crea en El y viva. Escuchemos esta lectura que nos relata la gran misericordia divina.


Segunda lectura: II Tesalonicenses 1, 11-2,2 (Oración de Pablo por los fieles de Tesalónica)

La segunda lectura de hoy nos presenta a San Pablo orando por los fieles de Tesalónica. En su corazón, Pablo pide que sean fieles a su vocación cristiana para que así se manifieste la gloria de Dios. Escuchemos.


Tercera lectura: Lucas 19, 1-10 (Cristo salva lo perdido. Conversión de Zaqueo)

En el evangelio según san Lucas, se habla de la visita de Jesús a casa del jefe publicano llamado Zaqueo. Cristo toma la iniciativa y se invita. Su presencia es motivo de gozo y de conversión. Que la palabra de Dios sea la salvación y el principio de conversión para cada uno de nosotros. Escuchemos la Buena Nueva de hoy, pero antes entonemos el Aleluya.

Trigésimo domingo del Tiempo Ordinario

Monición ambiental:

El Señor no está lejos de sus fieles, al no tener prejuicios como los humanos, puede conocer lo que verdaderamente se encuentra en nuestro interior y sabe cuáles son nuestras intenciones.

Monición a la primera lectura: del libro del Eclesiástico (35, 15-17. 20-22)

Nuestros prejuicios, puede que no nos permitan apreciar las verdad como es en realidad. ¿Cómo hace Dios para conocer lo que hay en nuestro interior?

Monición a la segunda lectura: de la carta del apóstol san Pablo a Timoteo (4, 6-8. 16-18)

Muchas veces tomamos por sentado que despertaremos cada mañana siguiente, pero si en este momento fuésemos llamados a la presencia del Señor, ¿qué logros nos darán crédito ante Él?

Monición al santo evangelio: según san Lucas (18, 9-14)

El caminar dentro de la iglesia es símbolo de que somos pecadores, pero queremos dejarlo y acercarnos a la gracia de Dios. ¿Cuál es tu actitud cuando te presentas al templo? Cantando el aleluya hacemos la aclamación y nos preparamos a escuchar el Santo Evangelio.

Vigésimo novemos Domingo del Tiempo Ordinario

Monición ambiental:

Mientras nos vamos acercando ya al final del año litúrgico, la Santa Madre Iglesia, nos invita a meditar sobre como Dios actúa mediante las obras y símbolos que demuestran nuestra fe, que esta fe se perpetuado gracias al testimonio de todos los fieles y que cuando parece que el Padre no atiende a nuestro clamor, es porque quiere seamos más insistentes.

Monición a la primera lectura: del libro del Éxodo (17, 8-13)

Puede que creamos que nuestras acciones no tienen relación con nuestra fe. Moisés nos demuestra que Dios actúa mediante a través de nuestras obras. Escuchemos.

Monición a la segunda lectura: de la segunda lectura carta del apóstol san Pablo a Timoteo (3,14—4,)

En nuestro diario vivir, en muchas ocasiones nos encontramos en orígenes sobre nuestra fe. ¿Cuál es la certeza que tenemos que nuestra fe es verdadera? ¿Qué compromiso tenemos al ser conscientes de esta verdad?

Monición al santo evangelio: según san Lucas (18, 1-8)

¿Qué mensaje nos transmite Dios cuando aparenta que no atiende a nuestras suplicas? Nos preparamos a escuchar la palabra del señor Jesús, poniéndonos de pie y aclamando con el Aleluya.

Décimooctavo domingo del tiempo ordinario

Monición a la primera lectura: del libro del Eclesiastés 1, 2; 2, 21-23

El destino final del hombre no es este mundo, ¿será que hay bondad en dedicar toda tu vida a los trabajos de este mundo?

Monición a la segunda lectura: de la carta del apóstol san Pablo a los colosenses 3, 1-5. 9-11

Por el bautismo somos hijos de Dios por ello enfoquemos todas nuestras energías hacia Cristo resucitado, que nos hace hombres nuevos. El cristiano es un ciudadano del cielo que comienza en la tierra, si se viven los valores del Evangelio. Escuchen atentos.

Monición al santo evangelio: según san Lucas

La vida del hombre está en las manos de Dios, sus esfuerzos materiales no le aseguran el disfrute de la misma, porque la persona no es su dueña. Jesús es nuestro verdadero Maestro ¿qué nos enseña hoy? De pie y cantando el Aleluya nos preparamos para escuchar el santo Evangelio.

Segundo Domingo de Pascua

Monición Ambiental:

Llegada la segunda semana de Pascua, es momento de meditar como la experiencia de conocer al resusitado ha cambiado nuestras vidas, cómo hacemos para ser su reflejo y como esta experiencia aumenta nuestra fe.

Monición a la primera lectura: del libro de los Hechos de los Apóstoles (5, 12-16)

El conocer al resusitado produce un efecto notable en todo aque que viva esta experiencia. ¿Somos el reflejo de aquel que ha conocido a Cristo?

Monición a la segunda lectura: del libro del Apocalipsis (1, 9-13. 17-19)

Muchas veces los cristianos acompañamos a nuestro Señor hasta su muerte el viernes santo, pero ahora él tiene un mensaje para nosotros. Escuchemos.

Monición al santo evangelio: según san Juan (20, 19-31)

Nuestra fe es motivo de bendición para todos los creyentes. ¿Es tu fe lo suficientemente sólida? Cantando el Aleluya aclamamos al santo evangelio.

Quinto Domingo de Cuaresma

Monición ambiental:

Este V Domingo de Cuaresma nos lleva hasta la etapa de aquellos hombres inspirados por el Espíritu que prepararon la venida de Nuestro Señor Jesucristo: los profetas.  El Señor actuó a favor de su pueblo mediante el signo del agua, como lo hace ahora en el Bautismo.  Nos toca a nosotros vivir esta última oportunidad para purificarnos mediante la Penitencia para beber el agua que da la Vida.

Monición a la primera lectura: del libro del profeta Isaías

Dios abre un camino en el desierto, para que podamos atravesarlo con facilidad y con seguridad.  Escuchemos.

Monición a la segunda lectura: de la carta a los Filipenses

 En comparación con Cristo, cualquier otra cosa, por importante que parezca, resulta superflua, e incluso negativa. Escuchemos

Monición al santo evangelio: según san Juan (8, 1-11)

Por más grande que se presente nuestro pecado, la misericordia siempre es mayor, siempre que estemos dispuestos a corregir nuestras acciones. Nos ponemios en pie para hcaer la aclamación al santo evangelio.

Cuarto Domingo de Cuaresma

Monición ambiental:

Este es  el cuarto domingo del año litúrgico, nos presenta la vocación del profeta Jeremías, quien no fue bien recibido por su pueblo. Cristo, el gran profeta del Nuevo Testamento, fue también rechazado por su propia gente. En medio de este mundo hostil, tenemos que practicar una virtud esencial, la caridad.

Monición a la primera lectura: del libro del profeta Jerermías (1, 4-5.17-19)

. ¿Realizamos la misión cristiana que Dios nos encarga en el diario vivir? Escuchemos.

Monición a la segunda lectura: de la primera carta a los corintios (12, 31-13,13)

El amor es un don del Espíritu Santo. Así debe ser nuestra caridad. Escuchemos.

Monición al santo evangelio: según san Lucas (4, 21-30)

Cristo continuó su misión hasta el final. Se necesita valor, fuerza, gracia y auténtico compromiso para seguir al Señor. Escuchemos, con mucha atención, pero antes cantemos el Aleluya.

Tercer Domingo de Cuaresma

Monición Ambiental:

Al inicio de la tercer domingo del tiempo de Cuaresma, la Iglesia nos invita a empezar a meditar sobre el peregrinar en el desierto de nuestra vida y qué podemos descubrir en este proceso.

Monición a la primera lectura: del libro del Éxodo (3, 1-8. 13-15)

Parte de los beneficios de los ejercicios cuaresmales es llegar a descubirir nuestra identidad como Cristianos. Para esto, primero debemos conocer la identidad de nuestro Dios. ¿Quién es nuestro Dios?

Monición a la segunda lectura: de la primera carta del apóstol san Pablo a los conrintios (10, 1-6. 10-12)

El conocer nuestra identidad nos ayuda a saber, también, en que estamos faltando y cómo podemos mejorar para agradar más a Dios. Escuchemos.

Monición al santo evangelio: según san Lucas (13, 1-9)

Ser cristiano implica dar frutos, esto lo que el Señor espera de nosotros. ¿Qué sucede si no damos correspondemos?

Segundo Domingo de Cuaresma

Monición ambiental:

En esta segunda semana del tiempo de cuaresma, en que la la santa madre Iglesia nos invita a contemplar la trasnfiguración del Señor, meditemos sobre como la cuaresma debe convertirnos, transfigurarnos, para que podamos ser lo que Dios quiere que seamos.

Monición a la primera lectura: del libro del Génesis (15, 5-12. 17-18)

En nuestras dificultades diarias, podemos perder motivación para seguir haciendo el bien. Nuestro Padre celestial quiere hacer un alianza con nostros para que se cumplan en nostros sus promesas. Escuchemos.

Monición a la segunda lectura: de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses (3, 17-4, 1)

El cristiano está llamado a distinguirse de entre las personas de este mundo, a tener una verdadera noción de justicia. ¿De quién podemos el ejemplo de cómo vive un verdadero cristiano?

Monición al santo evangelio: según san Lucas (9, 28-36)

La oración nos lleva a tener un encuentro cercano con la justicia divina. Este encuentro causa un verdadero cambio, que no acerca más ser perfectos. Hacemos la la aclamación para escuchar al santo evangelio.

Primer Domingo de Cuaresma

Monición a la primera lectura: del libro del Deuteronomio (26, 4-10)

Puede ser que muchas veces nos veamos esclavizados por aspectos del mundo. Pero la voluntad de Dios es que seamos libres y le acompañemos en su gloria. Escuchemos

Monición a la segunda lectura: de la carta del apóstol san Pablo a los romanos (10, 8-13)

Uno de los sentidos de celebrar la cuaresma es ser concientes de nuestra fe. ¿Qué beneficio no supone esta fe?

Monición al santo evangelio: según san Lucas (4, 1-13)

El Señor nos llama a seguir su voluntad. ¿Qué es lo que nos aparta de este llamado? ¿Qué debemos hacer ante esta situación? Hacemos la aclamación para escuchar al santo evangelio.

other news is designed by manasto jones, powered by tumblr and best viewed with safari.